Leña para chimenea

Antes de adquirir leña para chimenea, es importante conocer los tipos de madera que podemos utilizar y cual es el mas adecuado según el tipo de chimenea. Cada madera tiene sus propias características y propiedades y es importante saber diferenciar el tipo de leña a utilizar para cada necesidad ya que de ello dependerá el resultado.

CHIMENEA ABIERTAS Y CHIMENEA CERRADAS

Dependiendo del tipo de chimenea, abierta o cerrada, podremos utilizar con mayor o menor resultado energético un tipo de madera u otro. Para las chimeneas abiertas se recomienda utilizar leñas duras que reduzcan la cantidad de calor que escapa por el tiro. Por el contrario en las cerradas, ademas de leñas duras existen otros productos en briquetas que dan un buen resultado. En determinados modelos puede utilizarse carbón de Antracita, siempre que estén preparados y recomendado por el fabricante.

IMÁGENES DE CHIMENEAS ABIERTAS

IMÁGENES DE CHIMENEAS CERRADAS

LAS MADERAS

Cada madera arde de una manera distinta, siendo necesario conocer de antemano las características y propiedades. La madera se clasifica por su dureza entre madera dura y blanda, siendo la madera dura la que permite tener más tiempo nuestra chimenea encendida y dan mas calor que las blandas. La leña de pino (madera blanda) se puede usar al principio para encender el fuego de la chimenea y/o reavivar el fuego.

Leña de olivo de calidad para chimenea
Leña de Olivo, la mejor leña dura

Entre las maderas duras se encuentran los arboles frondosos y por norma general de hoja caduca. Con alto rendimiento, poder calorífico y duración, producen mucho calor y la brasa se mantiene mucho tiempo incandescente.

La leña para chimenea más adecuada es dura, y algunos de los arboles que  nos proporcionan este tipo de madera son: Encina, Roble, Fresno, Arce, Abedul, Olmo, Haya y Olivo.

ALMACENAMIENTO DE LA LEÑA

El proceso de secado debe mantenerse hasta el momento de su uso en nuestra chimenea, siendo las condiciones de almacenamiento importantes para este fin.

Se tiene que colocar extendida sin apilar demasiada, permitiendo que el aire pase entre los troncos y con espacio a su alrededor. Debe estar separada del suelo para evitar la humedad por lluvias u otras razones, mediante pellets o ladrillos.

LA HUMEDAD DE LA MADERA

La humedad de la madera produce un mal fuego y humos que ocasionan un deterioro de la chimenea y el conducto por el que es llevado al exterior. La leña recién cortada no es aprovechable por tener demasiada agua que provoca al prenderle fuego que esta se consuma y no permita que arda con eficacia.

La leña húmeda no arde bien y no es útil
La leña húmeda no arde bien y produce mucho humo

Un método para comprobar si la leña esta seca es golpear dos troncos y el sonido que producen indican su estado, siendo el sonido sordo indicativo de humedad y un sonido claro indica que esta seco. Utilizar madera seca proporciona un buen fuego y protege la chimenea de hollín y suciedad, lo que hará que la chimenea nos dure mas tiempo y un mantenimiento menos costoso.

Abrir chat
Mandanos un mensaje
Powered by